Mauricio Quezada y su día de fuga

quezada

Hay que fijarse bien en la mirada torva de estos tres tipos que no miran derechamente a los ojos de la cámara, en los tajos que el río Mapocho de Santiago de Chile le infligió a esta imagen como jurando que su nerviosidad no será gobernada así simplemente. Y hay que pensar que esta fotografía es en sí misma un punto de fuga: la fuga de Mauricio Quezada.

El fotógrafo Quezada cuenta que cada día camino a la escuela de fotografía pasaba en autobús por un puente sobre el Mapocho. Y veía gente que vivía en esos márgenes duros del río, niños que se bañaban en las aguas cafés, bajas y correntosas, ganapanes que juntaban piedras para venderlas a la construcción, lanzas que buscaban refugio orillándolo luego de chorear alguna billetera o cadena de oro en la calle a alguna vieja, viejos vagos que lavaban su ropa. Y fue tanta la curiosidad y la fuerza visual de esas escenas que decidió espiar ese mundo.

Era 1997, Mauricio tenía que realizar su tesis para graduarse de fotógrafo y escogió ese tema: los orilleros del río Mapocho. Quezada, digámoslo, es un tipo más bien silencioso aunque extraordinariamente amable. Y se da la paradoja de que muchos de los fotógrafos que practican la street photo, es decir la foto callejera, son tímidos o callados. Pero al peinar las calles con la cámara, como que estos tipos salieran de su clóset psicológico para retratar todo eso que ojeaban con tanto silencio.

El caso es que nuestro Mauricio entró primero a lo que en Chile se conoce como una caleta, que es un grupo de niños de la calle que se juntan para sobrevivir como si fueran una familia. Hizo amistad con los niños y adolescentes de la caleta lentamente. Primero se aparecía sin cámara y hablando poquito, contando suavemente que era fotógrafo, hasta que un día desenvainó la cámara y empezó a fotografiar sus costumbres. Dedicó su tiempo también a los otros habitantes del Mapocho, los picapedreros, los vagabundos, los perros quiltros, y a las geometrías de la zona, una composición de un puente y el agua por ejemplo.

Picapedrero lo salvó
Llevaba 10 arduos meses trabajando en el proyecto hasta que llegó el día de fuga. Que fue como un día de furia para Mauricio. Había sido una jornada larga y pesada, había tomado muchas fotos. De súbito aparecieron tres jóvenes, el trío de mirada torva. Le pidieron con amenazas la cámara a Quezada. Quezada tiró la cámara hacia sí mismo y en el ademán apretó el botón sin querer queriendo como decía el Chavo del 8 y tomó la foto que usted está viendo. Los muchachos le arrebataron la cámara, al principio Mauricio quedó ¡plop! como decía Condorito. Fueron unos instantes de resignación, no más que eso, hasta que se le subió la ira a Quezada, pensó en todo el trabajo que contenía esa cámara, y en su valor por supuesto. Fue donde los tres tipos, los encaró, les echó la choriá como se dice en Chile, los garabateó, les arrancó la cámara de las manos y salió corriendo veloz. Huyó por la orilla del río mientras los tres tipos lo perseguían fieros, entonces se metió al río, se cayó, la cámara se hundió en el agua, se paró, siguió corriendo, los tipos seguían detrás, hasta que de pronto se topó justamente con un picapedrero que estaba con una inmensa picota quebrando piedras. El picapedrero supo con claridad qué estaba pasando, alzó la picota y amenazó con ferocidad a los tres ladrones que optaron por abandonar su asalto.

Tras dar las gracias, Mauricio corrió a revelar el rollo de fotos. Con sorpresa descubrió que muchos negativos había salido bien, salvo por unas marquitas. Al hacer las ampliaciones, se dio cuenta de que el río Mapocho había sido bastante benevolente: sólo dejó unos tajos como memoria.

Mauricio acaba de publicar un libro con las imágenes de su proyecto en la editorial Ediciones La Visita y actualmente trabaja en el diario Las Últimas Noticias.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Fotografía

2 comentarios en “Mauricio Quezada y su día de fuga”


  1. Negrura, su blog esta muy gueno…me entretuve mucho leyendo sus intimas historias.

    Un abrazo.


  2. […] limitada $10.000 (aprox. 19 dólares).El Río, de Mauricio Quezada (2008)Documental que narra la experiencia vivida por el fotógrafo Mauricio Quezada con el Mapocho, y las circunstancias que llevaron al río a […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: