Las mujeres borrosas de Phillipe Pache

Borges decía que a diferencia de las personas enfáticas, él prefería la sugerencia. Claro que con Borges hay que tener cuidado, pues podía ser tan enfático como un trueno. Como cuando dijo: “A mí me gustan las uvas, las bananas también, sólo que la banana no me parece una fruta. Otra fruta que no me parece una fruta es la manzana; no entiendo por qué tiene tanto prestigio”.

Volviendo al agradable tema del sugerir, apareció en la revista “Chasseur d’images” un portafolio del fotógrafo suizo Philippe Pache junto a una entrevista. Pache dice: “Contrariamente al ‘instante decisivo’ de Cartier-Bresson, a mí me gusta el instante indeciso. Ese momento cuando no ocurre nada muy preciso. Amo las imágenes que sugieren, que nos hablan de un instante paralizado en el tiempo, pero que parecen antes que nada proponernos un instante que vendrá. La verdad es que no me gustan mucho las imágenes demasiado construidas, demasiado bien encuadradas o demasiado afirmativas. Más que la representación, en mis fotos yo busco la sugerencia, la emoción y la luz. Y esta luz que me roza hoy ya me influenciaba cuando niño”.

Es escasa la información que hay en internet sobre Philippe Pache. Sus fotos en cambio abundan. Y son deliciosas. Según cuenta, para sus trabajos personales trabajaba sólo con blanco & negro hasta que vio la película “In the Mood for Love”, del hongkonés Wong Kar-Wai (que yo no he visto). “Después de esa película me di cuenta de que el color podía también aportar una emoción”.

Su uso del desenfoque nos hace pensar que la nitidez puede ser aplastante como el piso de las calles sobre la geografía. Y la luz que busca, según explicó en un workshop en la Toscana, Italia, es como una querible madre soltera: “Los voy a empujar a que se den cuenta de que la luz más bonita no es la de la fotografía profesional en estudio, sino la que está alrededor de ustedes, en todas partes. La manera de usar la luz en fotografía no es ‘prefabricando una iluminación’, sino mirando la luminosidad existente e imaginando sus resultados en las fotos”.

Las vigas de su trabajo son esas: la luz, la imprecisión del desenfoque, y también las mujeres y los retratos. Y deprecia la técnica: “Muchos fotógrafos son grandes fotógrafos sin ser grandes técnicos. Ellos saben perfectamente la técnica que necesitan para la expresión. La técnica es el instrumento, pero más importante es la anhelada música para expresarse”.

Por eso Pache cita a Jean Cocteau: “Como todos los misterios están más allá de nosotros, podemos fingir que somos sus organizadores”.

La foto que dirige este texto fue la portada de “Chasseur d’images” de abril. Tiene un aire oriental zen, como lo que señalaba un amigo de este blog respecto de las fotos zen de Claudio Bertoni, para quien la técnica también es algo semi ajeno. El foco (la superficie) está en las gramíneas. El fondo es la mujer: irresuelta por profunda como la materia.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Fotografía

2 comentarios en “Las mujeres borrosas de Phillipe Pache”

  1. Marcelo Says:

    Acabo de dar con tu blog, buenísimo. Y lamentable que no hayas seguido posteando. Es precisamente este tipo de historias el que uno quiere conocer sobre las fotos y los fotógrafos, y créeme que no es fácil dar con ellas. Ojalá te vuelvas a motivar y retomes el posteo, saludos
    Marcelo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: